Farmacéutica estafada, corrupción bancaria y política judicial, por Germán Junqueras.


Hace unos días nos enteramos de un caso de corrupción política, bancaria y judicial donde los enchufismos, Bankia y una juez se han encargado de dejar en la indigencia a una farmacéutica valenciana que junto a su hija y su padre pueden acabar en la calle y con una deuda que no les pertenece de unos 6 millones de euros a sus espaldas.



Bankia y el comprador Alfonso Bandres Villa, negociaron de forma unilateral y sin contar con la farmacéutica Victoria Lliso la venta de la farmacia para cuadrar con ellos números y favores.

Alfonso el comprador lo dijo en el juicio que fue a Bankia-Madrid a negociar sin la madre de Sofía que es la hija de la perjudicada. Victoria Lliso en esa compraventa no cobró ni un euro, y al final el precio de la compraventa se lo llevó íntegramente Bankia. A 5 minutos de la engañosa compraventa Bankia obligó a Victoria Lliso a hipotecar la vivienda de sus padres, ya que el precio que pagó el presunto estafador Alfonso Bandres Villa de la venta de la farmacia era menor del importe que le faltaba.

Bankia se lo cobró haciéndole hipotecar a Victoria Lliso la vivienda de sus padres con unas cuotas impagables de 1.870 euros al mes los dos primeros años y 4.360,36 euros al mes a partir de entonces; Sabiendo Bankia que esto era imposible de pagar, como pasó con recordado antaño con la burbuja inmobiliaria, Bankia engañó de ésta manera a la farmacéutica.

¿Por qué hizo esto Bankia? Pues para levantar las hipotecas de los inmuebles de la farmacia y así facilitar la vida a Alfonso Bandres Villa. La solución en el año 2012 y lo que se tendría que haber ocurrido y hecho es que deberían haberlo llevado a un concurso de acreedores para que Victoria Lliso hubiera continuado con la actividad de su farmacia y con un convenio (acuerdo) con el que podría haber pagado a sus acreedores. 

Además Bankia tenia la obligación de haber creado un concurso de acreedores justo y así haber actuado legalmente y no de esta forma tan irregular con la que han acabado presionando a Victoria Lliso. La venta de la farmacia satisfizo solo a un acreedor, BANKIA, cuya deuda (esto es muy fuerte) ni siquiera había vencido ni por lo tanto era debida. 

Vencía en el año 2036, así que el precio de la venta fue para satisfacer el cobro solo de Bankia, en un cobro anticipado ya que ni había vencido ni por lo tanto era debido. En perjuicio, además del resto de acreedores que también sufren las consecuencias de ésta corrupción.

A Victoria la han dejado sin su patrimonio, su farmacia, que era su único medio de vida, y encima con una deuda de casi 6 millones de euros que se deben a 34 empresas farmacéuticas nacionales y una de ellas es internacional.

La única esperanza que tiene Victoria Lliso, su hija y el padre de Victoria es recuperar su negocio, con ello su vida y volver a tener una vida digna la cual Bankia se la arrebató. La esperanza de los acreedores que se han quedado sin cobrar es que Victoria recupere su farmacia y ella pagarles con un convenio ya que esta es la única forma que tienen los acreedores de cobrar los cuales han puesto también medios económicos para cambiar ésta situación ante los tribunales.

Victoria vive de la pensión de su padre en una situación de precariedad. Solo exige y reclama lo que por Ley le pertenece que es su farmacia.

Solo les queda la esperanza de que sean los profesionales de la ley los que apliquen la Ley como debería y no como una juez de la ciudad de la Justicia, la Jueza que lleva el caso, y que ha ido poniendo trabas en cada intento de hacer justicia, no aplicando la Ley como debería y así beneficiando ilegalmente al comprador y a Bankia.

Abogados y jueces de la Facultad de Derecho en Valencia donde estudia ahora la hija de la farmacéutica, le han dado la razón a Victoria en el caso que nos ocupa, cosa que la juez que lleva el caso parece que no quiere ver.


Por Germán Junqueras Montalvá 


ENLACE A LA ENTREVISTA EN YOUTUBE:
FARMACÉUTICA ESTAFADA, CORRUPCIÓN BANCARIA, POLÍTICA Y JUDICIAL.



Publicar un comentario

0 Comentarios