600 militares de alto rango en la reserva piden respeto por el militar Franco.



La cifra de firmantes del manifiesto en defensa de “la figura del militar Franco” sigue en ascenso y alcanza ya a 600 oficiales destacados del Ejército en la reserva.

Si hace una semana el manifiesto original era firmado en su lanzamiento por 181 altos mandos, tal y como adelantó OKDIARIO, este lunes esa cifra rebasa ya ese número de 600 y “sigue en aumento”, íntegro de los firmantes con la advertencia de que seguirán remitiendo los nombres de los militares en la reserva que lo apoyan porque siguen sumándose nombres.



El primer grupo de firmantes estaba compuesto por generales de brigada y de división, coroneles, teniente coroneles, almirantes, capitanes de fragata o de navío. Todos ellos altos militares que defienden la “figura militar del general Franco” frente a lo que califican como una “campaña infame” contra el papel histórico del dictador. Con este fin, todos ellos firmaban la ‘Declaración de respeto y desagravio al general Don Francisco Franco Bahamonde soldado de España’.

El manifiesto, sin embargo, no ha dejado de dar vueltas desde aquel día y de sumar apoyos. Los nuevos nombres siguen siendo altos mandos del Ejército, pero la dimensión del colectivo ha provocado ya que algunos de los firmantes sean oficiales de menor rango.

Todos ellos aseguran que se ha lanzado una campaña intencionada que persigue reescribir la historia. Y reclaman su “derecho” a defender a Francisco Franco porque “el homenaje a los héroes que la forjaron y a todos los que entregaron su vida por España es un deber de gratitud y un motivo de estímulo para la continuación de su obra”, tal y como señalan.

Entre los firmantes se encuentran generales de alto renombre en el Ejército español. Con nombres como los de José Sierra Rabuenca, Luis Gomez-Hortigüela Amillo, Carlos Blond Álvarez del Manzano, Javier Bohorquez López-Lóriga, José Miguel Aldea Marín, Jesús Alfredo Ruiz Fernandez, Francisco Martínez Esparza Valiente, José Fernando Abos Coto, José María Sanchez de Toca y Catalá, Enrique Cano de las Heras, Salvador Fontela Ballesta, Agustín Muñoz-Grandes Galilea, Juan Chicharro Ortega, Luis Casteleiro Villalba, Blas Piñar Lopez y Alberto Asarta Cuevas. Y almirantes, como José María Treviño Ruiz y Juan J. Sacristán Fernández.

Ellos no quieren entrar a debatir el papel político del dictador Franco. Ni tampoco pretenden entrar a fondo en el debate de los factores actuales que han llevado a que se pretendan exhumar sus restos. Ellos centran su defensa en el ámbito militar: al “militar general Franco”. Y firman contra lo que ellos califican como un ataque injustificado por el “empeño visceral de revancha de la izquierda”.

El texto de su manifiesto señala que “después de los permanentes ataques a la persona del general Franco desde su muerte, borrando sin prisa pero sin pausa todo vestigio de su quehacer por España en los momentos históricos que le tocó vivir, la izquierda política y todos sus medios afines han desatado una campaña sin medida y difícilmente comprensible, salvo por su empeño visceral de revancha para borrar medio siglo de nuestra Historia, mediante el intento final de hacer desaparecer definitivamente al principal artífice de que esa Historia no desapareciera”.

Asimismo, muestran su respaldo abierto a “la defensa de la figura militar del general Franco” porque consideran que está siendo hoy “vilipendiada hasta extremos inconcebibles, sin ninguna objetividad, basados en la tergiversación de la Historia y con unos fines espurios que sonrojan a cualquier estudioso de la verdad histórica”.

El escrito argumenta jurídicamente su postura y destaca que les ampara en su libertad de expresión “el artículo 21 de las Reales Ordenanzas para las Fuerzas Armadas, aprobadas por Real Decreto 96/2009 de 6 de Febrero: Los miembros de las Fuerzas Armadas se sentirán herederos y depositarios de la tradición militar española. El homenaje a los héroes que la forjaron y a todos los que entregaron su vida por España es un deber de gratitud y un motivo de estímulo para la continuación de su obra”, apuntan.

Y añaden todos los firmantes que la figura militar del dictador Franco que “desde el joven segundo teniente de 17 años, hasta los 33 como general de menor edad de Europa, siempre solicitó los puestos de mayor riesgo y fatiga, disciplinado, subordinado”.

Por todo ello, los militares que respaldan el manifiesto defienden “la imagen militar del general Franco, claramente definida en su Hoja de Servicios y dada la personalidad en ella reflejada, desaprobamos muchas de las acusaciones que se vierten en estos momentos contra él con el único fin de que las nuevas y futuras generaciones ignoren y si es posible desprecien un periodo importante de su propia Historia”.

Los militares retirados apuntan por último que la utilización de la figura de Franco no es casual. Según su versión persigue un fin: el de ocultar “la realidad del actual desmoronamiento territorial de la Nación y la manifiesta desigualdad entre los españoles”.

“Ante tal situación, los firmantes de esta Declaración, solicitamos a los directores y actores de esta campaña infame, retomar la verdad histórica en sus exposiciones de motivos y terminar con su perversa pretensión de exhumar los restos de Franco y la posterior transformación o destrucción del símbolo de la reconciliación que le alberga junto a tantos combatientes de la Guerra Civil”, concluye el manifiesto.

Publicar un comentario

0 Comentarios