La triple tragedia asturiana en el gulag soviético.

GULAG SOVIÉTICO
Los republicanos se encontraban aislados en campos de concentración, denominados "GULAG", llevados a cabo por el sistema ruso soviético. Éstos sufrieron a la vez el "secuestro político", la acusación de ser "falangistas" infiltrados y el rechazo del Partido Comunista a que regresaran a su tierra, España. 

Comían raíces, lombrices y pájaros, y estaban obligados a trabajos forzados y bastante duros, pero esto fue tan sólo el comienzo de la triple tragedia de los republicanos españoles (entre ellos varios asturianos), que estuvieron recluidos en el gulag, el sistema de "campos  de trabajo" de la Unión Soviética en la época de Stalin. En primer lugar, aquellos republicanos padecieron un «secuestro político» difícil de explicar; ellos, precisamente, que eran «rojos» en la patria de referencia de los rojos, la Unión Soviética, estaban siendo explotados y torturados por su propio ideal. 

En segundo lugar, no pudieron retornar a España o a Francia porque los dirigentes del Partido Comunista Español (PCE) en la Unión Soviética (tienen una enorme responsabilidad a partir de 1948, porque da la impresión de que no quieren dejarlos salir de Rusia para que no cuenten lo que les ha sucedido). Esta hipótesis la sostiene Secundino Serrano, autor del libro recién publicado «Españoles en el gulag. Republicanos bajo el estalinismo». 

Secundino Serrano (León, 1953), estudió la carrera de Geografía e Historia en la Universidad de Oviedo y en la investigación que ha dado lugar a su libro ha recogido algunos testimonios de los asturianos que fueron víctimas de las turbulencias de dos contiendas encadenadas en el tiempo, la Guerra Civil española y la Segunda Guerra Mundial.

Y la tercera tragedia de aquellos hombres fue que también el PCE los acusó de ser «espías infiltrados», o de «falangistas embozados» que se habían mezclado con los republicanos. El hecho real es que los republicanos, a partir de 1948, comenzaron a recorrer los mismos gulags que los miembros de la División Azul (el Ejército de voluntarios españoles que luchó en Rusia contra el comunismo) que habían sido capturados por los soviéticos. Esta coincidencia de destinos forzados fue la que el Partido Comunista utilizó para «injuriar de este modo a los republicanos, a los que, además, no querían dejar volver».

Secundino Serrano

Avelino Acebal Pérez, nacido en Jove (Gijón), en 1894, estuvo en el gulag a partir de junio de 1941, cuando fue detenido en Odesa junto a otros 44 marineros españoles. Acebal pasó por los campos de Dudinka y Norilsk, en el Círculo Polar Ártico, y los campos siberianos de Novosibirsk y Krasnoiarsk. En 1942, aquellos marinos, junto con 25 pilotos de aviación, fueron trasladados a Kazajstán, donde estuvieron en tres campos: Karabas, Spassk y sobre todo, Kok-Usek. En 1948 fueron conducidos a Odesa, y posteriormente pasaron por los campos de Cherepovets y Bovoroski, en la Rusia europea. Avelino Acebal fue liberado en 1954, trece años más tarde, y llegó al puerto de Barcelona el 2 de abril de 1954 en el barco griego «Semíramis», junto con otros 285 prisioneros españoles en el gulag, entre ellos, treinta y ocho republicanos.

Avelino Acebal era fogonero del buque gijonés «Inocencio Figaredo», en el que hubo otros marineros asturianos como Víctor Rodríguez Bango (Avilés, 1916). Pero «Bango firmó en Odesa un documento en el que criticaba el papel desviacionista de pilotos y marinos, y aceptaba vivir en la Unión Soviética», explica Serrano. Bango fue puesto en libertad a continuación, en 1948, y regresó a España el 18 de diciembre de 1956, en una de las siete expediciones que trajeron al país a más de dos mil «rusos españoles».

Un tercer marinero, Julio Martínez Berros, de Gijón, murió en la deportación, en 1941, trabajando en una carretera entre Norilsk y Dudinka, en el Círculo Polar Ártico. Y un cuarto, José Sáez Menéndez, nacido en Gijón en 1900, figuró como desaparecido en los archivos del Gobierno republicano en el exilio. Y existe al menos otro asturiano, Manuel Martínez Vázquez, nacido en Navia en 1910, que fue detenido en Berlín en 1945 y después llevado a la Unión Soviética y confinado en campos de trabajo forzado.

Avelino Acebal




Secundino Serrano elabora en su libro las cinco tipologías de republicanos sometidos al gulag soviético. Primero, estaban los «marinos», o tripulantes de barcos -nueve y uno asturiano, el citado «Inocencio Figaredo»- a los que el final de la Guerra Civil sorprende en la Unión Soviética. «Las autoridades rusas confiscaron aquellos barcos y reunieron a sus marineros en un hotel en Odessa», explica Serrano. Cuatro son los referidos asturianos enmarcados en esta tipología. A continuación «vienen los pilotos, o alumnos de aviación que habían ido a realizar un curso de seis meses a la Unión Soviética para pilotar luego los aviones rusos vendidos a la República». A éstos también los sorprende el final de la Guerra Civil en Rusia. No consta ningún asturiano en este grupo.

La tercera tipología es la de los «berlineses», que fueron «los detenidos en Berlín en 1945». Es el caso del citado Manuel Martínez. El cuarto grupo es el de «exiliados políticos, pedagogos y educadores, que fueron a Rusia con los denominados "niños de la guerra"». Y la quinta tipología es la de los «desertores planificados», en la que tampoco se registra ningún asturiano. Estos desertores fueron izquierdistas, muchos de ellos del PCE, que se apuntaron a la División Azul de manera voluntaria y planificada. Su objetivo era llegar a la Unión Soviética y pasarse al Ejército Rojo. Y se pasaron, pero les ocurrió lo mismo que a los otros republicanos: en lugar de incorporarlos al Ejército o dejarlos en libertad los mandaron a los campos de trabajo.

La peripecia de todos aquellos republicanos, unos 200 en total, tuvo también sus etapas, según Secundino Serrano. «La mayoría de republicanos decidió quedarse en la Unión Soviética y se incorporó al trabajo y a la vida ordinaria, pero el problema fue de esos dos centenares que ni querían volver a España, por miedo a la represión, ni querían quedar en la Unión Soviética. Esta situación les parecía incomprensible a los soviéticos y al PCE, porque se trataba de gentes de izquierda que relegaban a Rusia en beneficio de Francia o Latinoamérica, donde probablemente tenían familiares. El caso es que aquellos republicanos se quedaron allí, como al margen, y de hecho estuvieron dos años bien cuidados, sin trabajar y con una paga; los marineros, en Odesa, y los pilotos, a las afueras de Moscú». Pero todo se complica el 21 de junio de 1941, cuando se inicia la «operación Barbarroja», o invasión de la Alemania de Hitler sobre la Unión Soviética. A partir de ese día ya no hay ninguna contemplación; todo extranjero es sospechoso y todo extranjero que causa dificultades es doblemente sospechoso, con lo que una semana después de la invasión los republicanos españoles ya estaban en los supuestos campos de trabajo.


Publicar un comentario

0 Comentarios