Alcoa despide a 690 trabajadores después de cobrar 1000 millones de euros en ayudas públicas


Alcoa ha anunciado hoy su intención de iniciar un periodo formal de consultas en el marco de un procedimiento de despido colectivo que afectará a todos los empleados de sus plantas de Avilés y de A Coruña. Este incidente ha supuesto el despido de 690 trabajadores. Como excusa, el gobierno ha denunciado la falta de inversión en sus plantas para justificar el cierre de la misma, a pesar de haberse estado beneficiando de cientos millones de euros en ayudas durante un gran período de tiempo.

La aluminera estadounidense es la principal beneficiaria de las subastas de interrumpibilidad convocadas por Red Eléctricas España, una suerte de puja por la que se adjudica una cantidad determinada de megavatios que el controlador de dicho sistema puede desconectar en cualquier momento. Recibió 1.000 millones para rebajar la luz durante 10 años.

La reacción de los afectados al anuncio de Alcoa de cerrar la factoría de A Coruña ha sido inmediata. Los empleados se concentran en la salida de la fábrica para evitar la salida de camiones con materia prima de la planta. De esta forma, la plantilla del centro de trabajo del polígono de A Grela inicia sus movilizaciones, unas protestas que concretarán de inmediato.

La planta de A Coruña ya estuvo amenazada de cierre en el año 2014, a pesar de que no se produjo, y desde entonces la sombra de su clausura pesó sobre ella, además de la posibilidad de la venta.

Lo más indignante es que todos esos cientos de millones que no han usado en invertir para la fábrica, se podrían emplear en pagar las indemnizaciones de los ERES. De esta manera, se han privatizado todos los beneficios obtenidos sin poder evitar la socialización de unas pérdidas de trabajo para muchas familias.

Publicar un comentario

0 Comentarios