El sindicalismo argentino y su encrucijada - Diario Alcázar

Diario Alcázar

El diario de los rebeldes

ÚLTIMO

Home Top Ad

Post Top Ad

domingo, 14 de octubre de 2018

El sindicalismo argentino y su encrucijada

Sobre el papel decisivo del movimiento obrero en el peronismo y en la realidad sociopolítica argentina, escribí mucho en este blog. También del hecho relativamente nuevo de los movimientos sociales, que, inevitablemente, toman la forma de sindicatos de los excluidos. Y encaré -es el estilo del blog- las tensiones también inevitables entre los liderazgos políticos, personales, y las estructuras.
Seguramente volveré a hacerlo. Pero ahora prefiero referirme a algunas noticias recientes, que echan luz sobre estos asuntos.


Plaini pidió que se convoque a un paro con movilización contra el Gobierno. El suspendido secretario general de Sivendia convocó a la CGT y la CTA. Aseguró que Macri quiere “un país sin sindicatos”. “Les digo a todas las centrales sindicales que los canillitas nos declaramos en estado de alerta y movilización y que necesitamos la unidad de todos los dirigentes sindicales para parar a este Gobierno”.
Tensión en CGT por Canillitas. … Ayer la atención se concentró en un acto en la puerta del sindicato, donde los respaldos formales al desplazado jefe de la organización y diputado nacional, Omar Plaini, contrastaron con la escasa presencia de dirigentes. Sin la participación de miembros del triunvirato de líderes de la CGT (Héctor Daer se excusó por encontrarse en Uruguay) en la convocatoria apenas se vio a Facundo Moyano, Juan Pablo Brey, Rodolfo Daer, Pablo Biró, Walter Correa y Víctor Santa María, en tanto que de una de las CTA estuvo Pablo Micheli.
La Corriente Federal de los Trabajadores, un sector interno que tiene como referente al bancario Sergio Palazzo, llamó a una movilización contra el gobierno nacional para el 7 de agosto, y la Confederación de Trabajadores del Transporte (CATT) resolvió consensuar con la CGT una marcha del mismo tenor.
La oposición a Plaini también condena la intervención del gremio. “Desde la agrupación de canillitas 7 de noviembre rechazamos la intervención de nuestro sindicato por resolución del juez federal Marcelo Martínez De Giorgi”, abre el comunicado de prensa de los canillitas referenciados con José Olivo, dirigente opositor a Omar Plaini. Temen que se nombre un interventor al servicio del Grupo Clarín y La Nación.

Cumbre secreta en CGT. En el más absoluto sigilo, los popes cegetistas convocaron a una cumbre para empezar a delinear los pasos a seguir luego de que se produjera otra intervención a una organización sindical.
Las posturas más escuchadas hasta el momento fueron las de lanzar un paro nacional, sin movilización y sin asistencia a los lugares de trabajo (que en la práctica sería el segundo contra la gestión de Mauricio Macri), o la de convocar a una gran movilización para repudiar la situación económica del país y la ola intervencionista.
El principal dilema de los caciques de la CGT pasa por canalizar el descontento gremial, pero que ello no conlleve un aporte para la campaña política de CFK. Algo muy complejo teniendo en cuenta la filiación del propio Omar Plaini, candidato del Frente de Unidad Ciudadana en los próximos comicios. Sucede que el encuentro se gestó entre quienes no comulgan con la ex mandataria y no quieren ser un pilar que pueda apalancar su posible victoria bonaerense.
Como es una encrucijada, se abren varios caminos. A eso hace referencia una nota de opinión de InfoGremiales.
A la CGT le robaron el atril y la lápicera. Estamos citando el título de una nota de Clarín para entender cómo opera sobre el vasto universo del movimiento obrero el ejercicio electoral finalizado con el cierre de listas. Está claro que el prejuicio que denota el título del diario del sr. Magnetto soslaya que varios cuadros provenientes de la formación gremial ascienden con posibilidades de ingreso a diversas legislaturas -nacionales y provinciales. Lo que ha sucedido es que ese “cobro” no estuvo cerca del poder institucional que conduce la CGT, lo que al fin de cuentas, un actor corporativo como Clarín, toma como una derrota.
Sin embargo, habrá que hacer memoria profunda para encontrar en una lista del Peronismo -la de Unidad Ciudadana lo es mas allá de la composición técnica del frente electoral- un dirigente gremial que esté entre los primeros cinco lugares para la Cámara de Diputados de la Nación. Probablemente sea la primera vez que tal condición recae en una mujer. Vanesa Siley. Ella no sólo reúne las condiciones citadas sino que es ostensiblemente una dirigente sub 40. La secretaria general del gremio de Judiciales SiTraJU, nacido por obra y gracia de Julio Piumato al prácticamente echar al sector de Siley en la UEJN, expresa en sí misma la aparición en las grandes ligas de la política y del movimiento obrero de la generación de trabajadores ingresados al sindicalismo durante el primer gobierno del Kichnerismo y que ya llevan una larga década de militancia.
También Walter Correa y Hugo Yasky conforman la lista de Unión Ciudadana con inmejorables chances de ser diputados a partir del próximo 10 de diciembre … Se filtró sobre los post cierre que habría habido una charla con Sergio Palazzo que también explica la presencia de Siley y Correa en las listas, ya que ambos integran la Corriente Federal de los Trabajadores que, para más dato, se presenta como una línea interna dentro de la CGT conducida por el triunvirato.
Sí es cierto que la ausencia de los Daer/Schmid/Acuña en las diversas listas del Peronismo a lo que debe agregarse la evaporación de la presencia de los Moyano en los cierres permite olfatear un cambio de época en las cimas del movimiento obrero; cambio que, como toda movida en este sector, suele realizarse en “slow motion” pero aún así los actores perciben que “algo se esta yendo para no volver”.
En mi opinión, los muchachos de InfoGremiales son demasiado terminantes. Estoy de acuerdo que el triunvirato que encabeza la CGT “tiene picado el boleto”. Pero mi pronóstico es que el sindicalismo, frente a la encrucijada, se dividirá para tomar los distintos caminos. Y para más adelante volver a reunirse por sus intereses permanentes.
Es que hay conductas, y posicionamientos, que tienen que ver con la conducción de grandes o gigantescas estructuras. Que manejan recursos que sólo son superados -de lejos, es cierto- por los del Estado o los grandes grupos económicos. Y que, recordemos, mantienen una capacidad de movilización por encima de la que logra la política. Un ejemplo de esto último lo veremos, seguro, el próximo 7 de agosto, por San Cayetano.
De cualquier modo, ese no es el dato fundamental para entender el papel del sindicalismo. La reciente lucha, y victoria parcial, de los docentes bonaerenses sobre el poder del Estado nacional, el provincial, el Grupo Clarín y La Nación, es un mejor ejemplo.

Abel

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Post Bottom Ad

DIARIO ALCÁZAR

Pages