El ultraje a España como delito contra la Constitución

El Capítulo VI del Título XXI, Libro II del Código Penal se ocupa "De los ultrajes a España" En este sentido dispone el único artículo de dicho capítulo, el Art. 543 ,CP lo siguiente: "Las ofensas o ultrajes de palabra, por escrito o de hecho a España, a sus Comunidades Autónomas o a sus símbolos o emblemas, efectuados con publicidad, se castigarán con la pena de multa de siete a doce meses".


La Constitución Española, en su Art. 4 ,Constitución Española, describe la bandera española, recogiendo el derecho de las Comunidades Autónomas a reconocer en sus Estatutos banderas y enseñas propias de dichas Comunidades, que se utilizarán junto a la bandera de España en sus edificios públicos y en sus actos oficiales.
Nos encontramos ante un delito que solamente tiene lugar en supuestos excepcionales. Los pocos que se dan se suelen relacionar con ofensas o ultrajes a la bandera nacional.
La ley 39/1981, de 28 de octubre, de la Bandera Nacional, dispone en su Art. 10 ,ley 39/1981 de 28 de octubre“los ultrajes y ofensas a la bandera de España y a las contempladas en el artículo 4 del presente texto, se castigarán conforme a lo dispuesto en las leyes”.

Resultado de imagen de constitucion española

La acción ha de tener un contenido injurioso, pues es éste el sentido que tienen los términos ofensas ultrajes.
No son suficientes las ofensas o ultrajes en sí, sino que requieren que tales comportamientos se lleven a cabo con publicidad.
Solamente cabe la conducta dolosa. No es suficiente el dolo eventual, pues el sujeto ha de tener intención de ofender o ultrajar.
El sujeto pasivo, la Nación, puede ser ultrajado a través de la ofensa a los símbolos y emblemas que lo representan. Para determinar qué objetos pueden ostentar esta cualidad es preciso atender a aquellos preceptos de nuestro Ordenamiento que atribuyen a determinados signos la representación directa  de la Nación, por lo que no tienen tal cualidad las representaciones que sólo de forma indirecta pueden simbolizar a España (por ejemplo una matrícula de un automóvil) o carecen de respaldo legal (por ejemplo ofensa a determinados monumentos.
Por tanto constituyen símbolos y emblemas de la Nación española: las banderas, escudo e himno nacionales.
Lo que realmente importa es su representatividad por lo que no es exigible todos los requisitos legales, por ejemplo la perfecta dimensión de las franjas de la bandera, la no omisión de ninguna nota en el himno nacional, etc.  
El Código Penal exige a efectos de penalidad que exista publicidad en las ofensas o ultrajes (Art. 543 ,CP). El primer problema estriba en determinar qué deba entenderse por el término publicidad.
Para cierto sector doctrinal que califica a los ultrajes a la Nación española como una injuria cualificada, entiende que la publicidad a que se refiere el Art. 543 ,CP es la definida en el Art. 543 ,CP del mismo texto punitivo.
Por publicidad ha de entenderse el mero hecho de exteriorizar la acción típica ante una concurrencia de personas más o menos numerosa.
El Art. 10.3 ,ley 39/1981 de 28 de octubre establecía la ficción legal de que cuando el ultraje a la Nación española se realizaba sobre la bandera nacional siempre sería considerado realizado con publicidad. Este precepto ha sido declarado anticonstitucional por la Sentencia del Tribunal Constitucional 118/1992 en cuanto suponía una ampliación del tipo previsto en el Código Penal mediante una Ley de rango ordinario
Quedan fuera del ámbito del Art. 543 ,CP y caen dentro de los delitos previstos en otros articulados las siguientes conductas: el alentar mediante gritos, discursos, entrega de impresos o exposición de lemas o banderas la sustitución por otro del Gobierno de la Nación, cambiar ilegalmente la organización del Estado o despojar en todo o en parte al Jefe del Estado de sus prerrogativas y facultades, así como las injurias al Jefe del Estado.



Iberley.

Publicar un comentario

0 Comentarios