La batalla de Lepanto: cuando España salvó, por segunda vez, a Europa del Islam

Tal día como hoy... hace 447 años España salvó, por segunda vez, a Europa del Islam.

Si ya en 1492 ,los Reyes Católicos culminaron la reconquista con la toma de Granada, expulsando al invasor islámico de España y salvando a Europa de su avance, sería en 1571, cuando un bisnieto de los Reyes Católicos, Felipe II, acudió a la llamada de Europa, que iba a ser invadida por el ejército turco, esta vez bien lejos de nuestra península.


El Islam, que había sido derrotado en España, no pudo cumplir su sueño de conquistar Europa, al encontrarse en frente al pueblo español. Por ello, el Islam va a intentar la invasión de Europa desde el mediterráneo oriental.



Cuando en 1570 el imperio otomano atacó la isla de Chipre - posesión de Venecia-, esta agresión trajo como consecuencia que el Papa pidiera ayuda a Europa para evitar la invasión. No respondió Inglaterra, tampoco Francia.

Sin embargo, el rey español Felipe II, consiente de la misión católica de nuestra nación, acudió sin cortapisas a la llamada, encabezando una coalición llamada Liga Santa, e integrada por el Papa, la República de Venecia y España.
La meta, por supuesto, no podía ser otra que la destrucción de la flota turca de Alí Bajá.
La fuerza otomana era considerable: 216 galeras, 64 galeones, 6 galeazas y 20 navíos armados, además de algunos bergantines y fragatas, totalizando 1.215 piezas de artillería; en cuanto al contingente humano, iban embarcados alrededor de 90.000 hombres


Amanecía el 7 de octubre de 1561 cuando se inició una de las más grandes batallas de la Historia de la humanidad, además de la batalla naval más sangrienta de todos los tiempos. En esta fecha, en Lepanto se reunieron más del 75 % de las naves de todo el mundo. Esta inmensa fuerza naval , iba a decidir el destino de dos imperios representantes de dos civilizaciones, oriente y occidente.


La victoria de la coalición cristiana encabezada por el Imperio español, fue decisiva para la historia de la humanidad. El Islam de nuevo, se encontró delante a los españoles, que volvieron a salvar a Europa.

Después de Lepanto, ya nunca más se recuperó la hegemonía naval turca en el Mediterráneo. Gran parte del mérito de la victoria cristiana se debe a un joven que con 24 años se hizo con la enorme responsabilidad de dirigir la flota: don Juan de Austria.

Estandarte de la flota.

“Lepanto, la más alta ocasión que vieron los siglos pasados, los presentes, ni esperan ver los venideros” Miguel de Cervantes.
A.D.
para Diario Alcázar.

Publicar un comentario

0 Comentarios