Ramiro Ledesma, la muerte heroica del fundador de las JONS

Hoy es un día que celebramos los falangistas cada año en el Teatro de la Comedia, y que nos trae un recuerdo mustio al poseer un doble significado.

El 29 de octubre de 1933 supuso el pistoletazo de salida que dio origen al nacimiento de Falange Española en el histórico acto de la Comedia. Tres años después, azares del destino, también la fecha de la muerte heroica del fundador de las JONS, y padre del nacional-sindicalismo, la ideología que sustentó a la Falange.



Ramiro Ledesma Ramos, nació en Alfaraz de Sayago (Zamora) el 23 de Mayo de 1905. A Ledesma Ramos se le considera un gran intelectual, ideólogo y político español. Su juventud se basó en una lucha política enfervorizada, de una gran preparación intelectual, y ante todo, un hombre de acción.

Aventajado discípulo de Ortega y Gasset, profundizó en el estudio del filósofo Martín Heidegger y colaboró, desde muy joven, en «La Gaceta Literaria» y la «Revista de Occidente». Por entonces escribió, también, su única novela, «El sello de la muerte» a los dieciséis años. Ramiro Ledesma tenía veinticinco años al ocupar la dirección del semanario «La Conquista del Estado» (14 de marzo de 1931), coincidiendo este momento con su irrupción en la política activa. Fundaría junto a Onésimo Redondo, las Juntas de Ofensiva Nacional Sindicalista.

-> VER ENLACE: La fusión de las JONS y la Falange.

El último capítulo de la vida de Ramiro Ledesma Ramos había sido inédito hasta ahora. Se conoce su vida como incansable luchador, pero se desconocen casi por completo las circunstancias de su muerte y los últimos meses de su existencia. 

En el mes de julio de 1936, tras editar el primer y único número de la revista Nuestra Revolución, es detenido e ingresado en la prisión de las Ventas, pocos días después de iniciarse la Guerra Civil. «Cualquiera de los dos bandos me fusilará», comentó Ramiro a sus amigos cuando estalló la contienda.



Ramiro es sacado de la cárcel, junto con otro intelectual, Ramiro de Maeztu, para ser fusilado en Aravaca el 29 de octubre de 1936. 

Quiso coger su chaqueta, y no le dejaron. Después, en la fila, tiene oportunidad de hablar con Maeztu por última vez, dispuestos a entrar juntos en la eternidad. Ramiro ve el final y lo agradece. Quiere que todo termine cuanto antes, pero no acepta verse así, no quiere morir donde y como ellos decidan, obedeciendo sin más. 

Era ya veintinueve y tocaba la hora de la muerte. Les flanqueaban milicianos del Frente Popular armados.

De repente, se lanza hacia uno de los milicianos, intentando arrebatarle el fusil.

- " No me mataréis como a un cordero, sólo moriré como yo quiero" 

Y cayó. El disparo de otro miliciano terminó con su vida en el último arrebato revolucionario, cayendo en la lucha cuerpo a cuerpo frente a quiénes armados le arrebataban toda una vida por delante. bajo un rayo de tremenda voluntad, y su cuerpo se estrelló contra el suelo. Tal vez la mejor definición de la muerte de Ramiro la diera Ortega y Gasset, su antiguo maestro, cuando se enteró de ella en París: "no han matado a un hombre, han matado a un entendimiento".




Lo recogieron y lo llevaron al cementerio de Aravaca en Madrid, donde otros treinta y uno fueron fusilados contra el muro. Allí yace Ramiro, enterrado bajo la tierra de su Patria, como recuerdo perpetuo del fratricidio de 1936 y homenaje a todos los que cayeron por el simple motivo de creer en una España mejor.

"Al intelectual se le escapa la actualidad y vive en perpetuo vaivén de futuro. De ahí eso de los programas, elegante medio de bordear los precipicios inmediatos." 
Ramiro Ledesma

Publicar un comentario

2 Comentarios

  1. Ramiro Ledesma Ramos Fundador del Nacional-Sindicalismo!
    Presente!!!
    No parar hasta Conquistar!.

    ResponderEliminar
  2. Visitad:

    http://elarchivoramiroledesmaramos.blogspot.com/

    ResponderEliminar