VOX consigue abrir brecha


Todos los indicadores lo confirman: España dejará de ser la anomalía de Europa y contará por fin con un partido ‘alt-right’ en sus instituciones.

Que nadie se eche las manos a la cabeza. El triunfo de fuerzas, llamémosla nacionales, en toda Europa, había dejado a España, una vez más, a la cola de las tendencias europeas que por épocas se implantan y que a nuestra nación llegan con demora.

Era cuestión de tiempo, y aunque mal y tarde, cientos de miles de españoles parecen haber encontrado una alternativa.

La España surgida de la Constitución de 1978, sostenida por el Partido Popular y el PSOE, (y con apoyo inestimable de los independentistas) encontró la quiebra con la aparición del 15-M, que dejó de manifiesto todas las deficiencias democráticas del régimen actual, denunciado los abusos de la clase política y financiera que nos dirige.

Mientras era la “extrema derecha” quién con un mensaje de tercera posición ganaba fuerza en Europa, fue Podemos en España quién abanderó el descontento social de un pueblo hastiado de la corrupción institucionalizada por los dos grandes partidos.

Con un mensaje social, pero incompleto, este partido que se presentó como “ni de izquierdas, ni de derechas” llegó en cierta medida al español de a pie que lo único que le interesa es llegar a fin de mes, más allá de banderas.

Lo cierto es que su mensaje caló, en gran medida por el apoyo de los mass-media. El IBEX 35 tras las buenas expectativas del partido morado, se sacó debajo de la manga su carta naranja. 

El bipartidismo estaba asegurado con los dos nuevos partidos bisagra, y la “-amenaza del resurgir de la “extrema derecha” quedaba ya solo como un cuento para niños que no quieren irse a dormir.

El sistema capitalista sustentado por el marxismo cultural, parecía tener a España contra las cuerdas, y su régimen de 1978 atado y bien atado.

Pero una nación que soporta la declaración de independencia unilateral de una de sus regiones casi sin consecuencias, que sobrevive a la corrupción generalizada de instituciones  nacionales y autonómicas, que transige a qué partidos simpatizantes de ETA legislen en nuestras cámaras estatales, y que acepta sin levantar la voz a que se destruya nuestra identidad y nuestras tradiciones, tan arraigadas aún en el sentir popular...  no puede aguantar durante mucho más.

Además los recortes sociales, la fritura a impuestos, los desahucios, el paro o la precariedad laboral como alternativa al desempleo han dejado de ser prioritarios para la nueva izquierda más preocupada en acoger a refugees que en defender a la clase obrera española. 

Para poner la puntilla a todo esto la profanación del Valle de los Caídos mediante Real Decreto-Ley como prioridad del gobierno del cambio. 

Que las encuestas den a VOX hasta siete escaños no es casual, ni nadie puede extrañarse. Ha encontrado un espacio vacío en España. 

La rebelión independentista, el revanchismo de la izquierda española, la cobardía del PP y los múltiples vaivenes de Ciudadanos, han puesto en bandeja una opción como VOX.

El gran problema de todo esto radica que si bien dijimos antes el mensaje social de Podemos es incompleto, también el mensaje nacional de VOX lo es. No se puede hablar de patria sin entender las fatigas de los trabajadores

Eso si, hay que agradecer a VOX una cosa: han conseguido abrir brecha.

Un mensaje contra las autonomías, contra el aborto, contra las oleadas migratorias o contra la ley de memoria histórica va a tener voz en las instituciones. 

Que este mensaje se normalice en España es un gran logro. VOX lo ha conseguido. Lo que habrá que ver después es si cumple o no, cuando toque poder. 

Mientras tanto, los patriotas, los que llevan toda la vida defendiendo y luchando por las mismas ideas, ven como hoy se les arrebata en parte una bandera que fueron los únicos que mantuvieron alzada en los años más difíciles.

Mientras estos señores de VOX engrosaban las filas del PP callando a golpes de salario (cuando ya en época de Aznar se pactaba con los separatistas ) y ni las autonomías, ni la inmigración ni la especulación parecían suponer ningún problema.

Pese a todo, el resurgir del pueblo español ya se siente en cada rincón de nuestro patria. Hoy es VOX quién parece  abanderar el descontento nacional. Mañana, ya veremos...


AM Díaz.




Publicar un comentario

1 Comentarios

  1. Al partido con nombre de diccionario y pintado de verde no hay que agradecerle nada, es disidencia controlada por el sistema, con ella ese quiere evitar que se desarrolle una auténtica alternativa Social-Patriota; pero lo tiene claro porque los posibles votantes de esos escindidos PPeros jamás hubieran votado Patriota,son los sucesores de aquellos que rellenaban los mítines de F/N con Blas Piñar y después votaban AP o UCD. Nuestra alternativa es ADÑ, votemos está coalicion en las elecciones europeas de mayo de 2019.

    ResponderEliminar