Aquí estamos - ALCÁZAR


Aquí estamos

Compartir
Desde el momento que fue promulgada la Constitución de 1978 este periódico explicó dos cuestiones perfectamente definidas: una, el acatamiento del orden constitucional; otra, dentro del marco de ese ordenamiento, que proclama el derecho a la libertad de expresión, defender las instancias ideológicas que nos mueven: el principio religioso de la existencia, España como patria indisoluble e irrenunciable, los valores humanos que definen al individuo como criatura de Dios - libertad, dignidad, integridad - y todo principio de justicia. Desde ese marco hemos llegado a solicitar sin rodeos su reforma en cuantas cuestiones podían dañar por interpretación o derivación cualquiera de las cosas que, como digo, nos mueven como seres libres e independientes. 

EL ALCÁZAR es -y lo expreso desde la aceptación de la responsabilidad de esta cabecera- un periódico riguroso en sus planteamientos, imaginativo, culto y sincero. No manipulamos la verdad. No ocultamos la noticia. No nos ejercitamos en la delación: estamos en la plaza pública, a pecho descubierto; no hemos aceptado jamás subvenciones vergonzantes destinadas a tapar bocas o silenciar conciencias. EL ALCÁZAR ha afrontado serenamente desde la coacción y el mal trato, hasta la persistente tenacidad de algunos políticos en hacernos comparecer, mediante querellas fiscales, ante los Jueces.

¿Por qué? Exclusivamente por aquel principio ¡tan liberal!, de que "quien no dice lo que yo y no está de acuerdo conmigo no tiene por qué opinar". Molesta nuestro crecimiento en puntos felizmente vertiginosos. Molestan las plumas del periódico, limpias, decorosas, sencillas e ilustres. Molesta nuestra independencia: somos el único diario en el mundo que se permite el lujo de hacer crítica al Gobierno y también a la oposición al gobierno, porque defendemos exclusivamente media docena de cosas rigurosas y podemos reírnos de seiscientas. Dicho esto, voy a explicar también muy claramente que los cercos, las insinuaciones, la murmuración y la injusticia tienen un límite de tolerancia. Para EL ALCÁZAR, ese límite ha llegado ya. No hemos perdido el tiempo en discutir con mequetrefes o en descender a la pequeña anécdota, casi siempre vil, que cada día genera la prensa, por aquella razón esencial de que teníamos que defender, de que vamos a defender y seguiremos defendiendo cuestiones categóricas e importantes.


Desde que se originaron los incidentes protagonizados por un jefe, algunos oficiales y dos centenares de números de la Guardia Civil en el Palacio de la Carrera de San Jerónimo, hemos visto un coro anhelante de dedos acusatorios alzados al calor de una rendición honrosa. La única observación que me permito hacer de ese incidente es que su feliz desenlace se debe a una sola cuestión: don Antonio Tejero, que tuvo en sus manos durante a dieciocho horas a toda la clase política, era un soldado y no un terrorista. Ni aceptó el avión y el dinero que pudo ofrecérsele, ni manchó sus manos con sangre inocente. Rindió su espada con honor y se entregó a sus superiores para ser juzgado. 

No aceptamos ni una sola palabra que intente involucrarnos en sucesos que no hemos protagonizado, que pretenda confundir a la opinión pública con nuestra clara conducta y que intente tapar nuestra voz en defensa de la verdad, para que ésta quede secuestrada por un coro de felonías, insultos, injurias, calumnias y murmuraciones. Los mentirosos, al mentidero; los trepadores, a la cucaña, y los puercos, al corral. 

Nosotros seguiremos en nuestro sitio, en comunicación con nuestros lectores, defendiendo esas grandes y pequeñas cosas que sólo caben en el corazón: Dios, España, familia, honor, libertad y justicia... No arriaremos nuestra bandera porque por esa bandera, síntesis expresiva de todo un código moral, hasta es decoroso morir.

Antonio IZQUIERDO. 
Director del diario El Alcázar.
26 de Febrero de 1981

1 comentario:

  1. Lo más jodió de todo esto es k hay terroristas k son diputados y demás chusma en cargos públicos y a mí no pasa nada;y aún siervo de España la pena maxmáx

    ResponderEliminar

Diario Alcázar no se hace responsable de los comentarios vertidos por los usuarios. Modere su lenguaje y sea respetuoso. Gracias.