El chalet que salvó a España - ALCÁZAR


El chalet que salvó a España

Compartir
Ni toda la campaña orquestada por los medios, ni Venezuela, ni siquiera el apoyo al independentismo y los coqueteos con los etarras pudo llegar a ser tan efectivo. Si bien, el votante medio, ya había dejado de sucumbir a votar a Podemos, el votante más encejado del partido seguía haciéndolo. Las cuestiones antes mencionadas dejaban de ser importantes para aquellos que no tienen nada. Para los que se levantan a las seis y media para ir trabajar, fritos a impuestos, y dentro de un Estado corrupto que les niega el derecho a un futuro mejor. De banderas no se come.

El hecho de que Pablo Iglesias se comprara el chalet fue una jarra de agua fría para cientos de miles de españoles que aún creían en él. Aquel que presumiera de vivir entre la gente, de seguir comprando el pan en la misma panadería de siempre y criticar a los políticos de la derecha por vivir alejados del sentir del pueblo, gastando cuantiosas cifras en lujosas viviendas. Una declaración de intenciones vilipendiada por los hechos posteriores. Fue la gran guinda al pastel.



¿Sois conscientes de lo que España ha ganado gracias a ese chalet? ¿Sois conscientes que si Podemos hubiera dejado de lado esos absurdos apoyos y coqueteos con los independentistas y no se hubieran quitado la careta antes de tiempo podrían estar gobernando ahora en España, y haberse descubierto una vez en el poder? De la que nos hemos librado, amigos míos.  La hipocresía de la izquierda que representa Podemos ha quedado retratada, y ya muy difícilmente podrán reponerse de la caída.
Pablo Iglesias, que ya se veía como vice-presidente del Gobierno, con sus subordinados ocupando nada más y nada menos, que los ministerios de Defensa, el Ejército, el CNI... que se veía con la cartera de Interior, con la Policía, la Guardia Civil. Y también el Ministerio de Educación. 

Ya lejos de aquellos días dorados, Podemos parece atravesar ahora una odisea que pronto llegará a su fin. Serán finalmente las urnas el reflejo de ese clamor popular que no sólo no se cree ya las mentiras de Podemos, sino que, es plenamente consciente del peligro que supone este partido.


Desde estas líneas no puedo hacer más que agradecer a Pablo Iglesias y a su pareja la gran decisión de adquirir el chalet de lujo en Galapagar. Jamás una vivienda ha resultado tan trascendente en el devenir de un pueblo. España, por siempre agradecida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Diario Alcázar no se hace responsable de los comentarios vertidos por los usuarios. Modere su lenguaje y sea respetuoso. Gracias.