La soberbia ignorancia - ALCÁZAR


La soberbia ignorancia

Compartir
Vivimos en tiempos difíciles para el conocimiento, tiempos en los que, si no se atesora el valor de la curiosidad, del criterio propio y se dispone de la suficiente claridad de ideas para desprenderse y distanciarse de las ideas predominantes y el pensamiento único a que la dictadura de la corrección política nos aboca, acabaremos, como, desgraciadamente, una gran cantidad, no sé si la mayoría, pero si una importante suma de compatriotas, en el adocenamiento del pensamiento y, por tanto, en un empobrecimiento social y cultural que inexorablemente nos lleva a ser una sociedad de meros consumidores de propaganda e instrumentos para que esos lobbies llamados partidos del sistema nos conduzcan cual rebaño, cada cuatro años, a depositar una papeleta en una urna, papeleta que apenas nos detenemos a pensar lo que implica.

Viene esto a colación de la ocultación y práctica invisibilización que de muchos intelectuales, literatos y artistas en general se viene haciendo a causa de sus ideas
políticas contrarias al pensamiento preponderante, y podríamos poner innumerables ejemplos: José María Pemán, Giménez Caballero, Muñoz Seca. Miguel Mihura, Edgar Neville, Agustín de Foxá, Jardiel Poncela, Eugenio D, Ors…..¿Cuantos de los jóvenes universitarios y de los no tan jóvenes profesionales actuales conocen y se han enriquecido y disfrutado con la lectura de estos maestros?
Tardaremos en darnos cuenta y será quizá tarde para corregir lo que significa de perdida para nuestro acerbo cultural y espiritual el haber condenado al ostracismo a tantos y tantos que iluminaros una época y de los que ahora se priva a las actuales y quizá, si no ponemos remedio, futuras generaciones.

Traeré aquí un caso extremo: el de Samuel Ros, autor en sus escritos de frases tan elocuentes como “El beso es lo único que no admite teoría”, o “Y a pesar de la dicha que se brindaba a mi dolor, no tenía más deseo que éste: volver a España paraescribirlo”……, discípulo del vanguardismo de Ramón Gómez de la Serna, falangista de primera hora (asistía a la tertulia “La ballena alegre” que se reunía alrededor de José Antonio Primo de Rivera), intimo amigo de Dionisio Ridruejo. Al comenzar la guerra civil fue perseguido y su casa saqueada, se refugió en la Embajada de Chile y posteriormente evacuado a ese país. A su regreso a España fue Director de la revista Vértice y colaboró en la revista Escorial y otras publicaciones. Tiene varias obras de gran valor y, desgraciadamente, apenas conocidas, a pesar de que se editó una magnífica antología completa dirigida por el gran Medardo Fraile en el año 2002. Como anécdota reseñar que, en 1940, escribió ese documento magnífico llamado “A hombros de la Falange: historia del traslado de los restos de José Antonio”, sobre el traslado del ataúd con los restos de José Antonio Primo de Rivera de Alicante a El Escorial 

Samuel Ros, tras la desgraciada muerte de su primera novia, pasó por uninfierno en el transcurso del cual su amigo Dionisio Ridruejo lo acompañaba a veces al cementerio, donde Samuel, en ocasiones con lagrimas en los ojos, repetía el mismo ritual una y otra vez: encendía dos cigarrillos, se colocaba uno en la comisura de sus labios y el otro, cuidadosamente, sobre la lapida bajo la cual yacía su amor….en esa lápida había una inscripción premonitoria a modo de epitafio: “Leonor, tengo tantas cosas que contarte…”.


Samuel murió joven, con apenas treinta y nueve años. Luchemos para que él y tantos otros olvidados nos sigan contando, para no privar a nuestros hijos y nietos de que esas otras voces les sigan contando de sus deseos, sus sueños, sus miserias o sus riquezas interiores, para que su espíritu siga vivo entre nosotros. Es hora de que realicemos, cada uno desde su humilde y particular posición, una labor reivindicativa de esos nombres sepultados bajo la ignorancia y el odio, bajo los balos instintos de la revancha y la venganza. Ellos lo merecen.

José María Ramírez Asencio

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Diario Alcázar no se hace responsable de los comentarios vertidos por los usuarios. Modere su lenguaje y sea respetuoso. Gracias.