Guardia Civiles informan del acoso sufrido en Cataluña: “Hijos de puta, asesinos y fuera las fuerzas de ocupación” - ALCÁZAR


Guardia Civiles informan del acoso sufrido en Cataluña: “Hijos de puta, asesinos y fuera las fuerzas de ocupación”

Compartir

La Guardia Civil que fue destinada a Cataluña en otoño de 2017 ha justificado en el día de hoy en el juicio del 'procés' los escraches que sufrieron en los hoteles que fueron alojados. Los primeros que hospedaron en el hotel Nice de La Seu d'Urgell, han transmitido todas las modalidades de acoso que tuvieron que aguantar; manifestaciones con gritos e insultos y faltas de respeto, además de campaña promulgadas en redes sociales. "Rodeaban nuestras caras con círculos rojos", afirmaba un tercero que estuvo en Lleida presenciando el relato de la publicación de sus fotos para animar a los vecinos de la zona a expresar rechazo y desagrado a los cuerpos de seguridad.

"Hijos de puta, asesinos y fuerza las fuerzas de ocupación" fueron los gritos insultantes que tuvieron que soportar por parte de los radicales, que según relata uno de ellos, agradece la escolta por parte de un camión de bomberos. "La protesta estaba organizada, estructurada y orquestada" sentenciaba uno de los guardia civiles. En ella participaron numerosos bomberos uniformados, que tuvieron que situarse frente al hotel dando un "baño de masas" entre los concentrados. Un camión que iba acompañado con el ruido de la sirena logró cerrar la concentración. El mismo agente subrayó que nunca antes había podido presenciar un odio de tal similitud, sin tener motivo alguno. Intentaron actuar de manera liviana para poder evitar cualquier conflicto dentro de lo posible.

Las concentraciones fueron producidas, en su mayoría, tras el referéndum ilegal, concretamente el día tres de octubre, que fue cuando se produjo el "paro del país", o también nombrado como "huelga general" con la que el independentismo protestó contra las cargas de las fuerzas de seguridad el día 1-O. Un día después, el Rey rechazó la consulta. 

Por otro lado, uno de los agentes también explicó que el día dos un convoy de unos 15 vehículos de bomberos, acompañado de camiones, furgonetas, entre otros, conducía por delante del eficio de la Comandancia de Girona acompañado de las luces, sirenas y cláxones, momento en el que los ocupantes hicieron "gestos vulgares mostrando el dedo anular, dándose en la cara insinuando que éramos unos 'caraduras' y con los pulgares hacia abajo". No faltaron los gritos de "fascistas, hijos de puta y cobardes".

Uno de los testigos, sentenció la problemática que le supuso ese ambiente de odio. "El propietario (del hotel) llegó un momento en el que nos dijo que cuando nosotros nos marcháramos, él se iba a quedar ahí, y que él tenía temor y su mujer también”. Acto seguido, sin otra opción, los agentes tuvieron que trasladarse.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Diario Alcázar no se hace responsable de los comentarios vertidos por los usuarios. Modere su lenguaje y sea respetuoso. Gracias.