Mercedes Formica, feminista y falangista - ALCÁZAR


Mercedes Formica, feminista y falangista

Compartir


Hoy viernes toda la izquierda se lanzará a las calles en una huelga, a mi parecer, no amparada por la ley. Una huelga se realiza contra la patronal, un poder empresarial o bien contra un Gobierno, y en ese caso es una huelga general. Pero esta huelga se hace contra los hombres en su conjunto, que según podemitas, socialistas y demás, son (somos) asesinos en potencia, maltratadores sin presunción de inocencia, violadores a ratos libre y, en definitiva, opresores sin remedio del sexo femenino, como prescribe el feminazismo imperante.

La patrimonialización que ha hecho esta izquierda cerril, intransigente y totalitaria de la defensa de los derechos de la mujer expulsa en la práctica al resto de ciudadanos que no comulguen con sus postulados y prácticamente les veta el derecho a opinar sobre ello o pronunciarse sobre los derechos que se reivindican.

Es lo que tiene ser uno de los integrantes de la derecha trifálica. Te descartas como ser humano y, según esta izquierda excluyente, prácticamente no tienes derecho a
la vida.

Escogido como uno de los highligts de su precampaña electoral por Sánchez (“es tiempo de mujeres” es su slogan, publicitado en un ridículo y vergonzoso video con todos los ministros puestos al servicio de la campaña personalista de este individuo), esa precampaña sufragada por todos los españoles, pues la está haciendo con dinero público (y en la que lleva nueve meses, pues todo el mandato del okupa de la Moncloa no ha sido más que un enorme y larguísimo, amén de preocupantemente peligroso para España, anuncio electoral), el feminismo totalitario obliga a todo el que no quiera ser tachado de facha, sea hombre o mujer, a comulgar con las ruedas de molino políticamente correctas de dicho feminismo integrista.

Me pregunto, ¿Cuántas mujeres se verán obligadas este viernes a realizar la huelga feminista en sus centros de trabajo públicos debido a la presión de sus jefes so pena de ser tachadas de machistas y fascistas o de ser puestas en una lista negra? Tengo ejemplos a mí alrededor. Por eso, en estos tiempos de dictadura políticamente correcta impuesta por la izquierda, es justo y necesario recordar figuras egregias de nuestra historia como lo es Mercedes Formica, una gaditana ilustre entre las ilustres, falangista de la primera hora, admiradora ferviente de José Antonio Primo de Rivera, que formó parte de la dirección de Falange y fue nombrada por el propio José Antonio como primera delegada nacional del SEU femenino en 1936. 

Esta gaditana, inteligente, brillante, doctora en Filosofía y Letras, que intentó acceder a la carrera diplomática, impidiéndoselo el machismo institucional de la época, publicó el siete de Noviembre de 1953 un ya histórico artículo en ABC, llamado “el domicilio conyugal”, escrito a raíz del asesinato a manos de su marido, que le propinó doce puñaladas, de Antonia Pernia Obrador, una mujer que obligadamente convivía con su asesino y maltratador a causa de que la legislación de aquellos años le impedía separarse de el si no quería perderlo todo, incluidos vivienda e hijos.

Mercedes Formica, merced a este artículo, logró provocar una reacción de la sociedad tan importante y numerosa, que provocó una radical reforma de la legislación matrimonial de aquella época posterior a la guerra civil, y consiguió un avance fundamental en los derechos de esas mujeres que, hasta entonces, se veían obligadas a permanecer en el hogar conyugal para no ser desposeídas de absolutamente todo.

Mercedes, humilde y generosa como era, no pretendía ser adalid de nada pero, aún sin pretenderlo, se convirtió en precursora y pionera de esos derechos que, poco a poco, y justamente, ha conseguido el sexo femenino.

Y como muestra del cerrilismo sectario de esta izquierda ignorante y, una vez más, totalitaria, un hecho sangrante pero muy significativo de lo que esta entiende por
feminismo: el Ayuntamiento que padecen los gaditanos, siendo Cádiz la ciudad natal de Mercedes, ese que preside el chirigotero cuyo seudónimo es “el Kichi”, retiró en el año
2015 el busto de Mercedes Formica que se había colocado poco tiempo antes al lado de la sede de la Fundación de la mujer. El motivo: que había sido falangista. Es decir, que
no podía ser feminista si había sido falangista…


Aún sigue sin reponerse ese busto al lugar donde fue colocado.

Hoy ocho de marzo sería una buena fecha para restituirlo. Esa sí que sería una buena, justa y necesaria celebración del feminismo.

José María Ramírez Asencio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Diario Alcázar no se hace responsable de los comentarios vertidos por los usuarios. Modere su lenguaje y sea respetuoso. Gracias.