80 años después - ALCÁZAR


80 años después

Compartir

Hoy se cumplen ochenta años del final de la Guerra Civil española, una conflagración entre hermanos, un episodio vergonzoso en la historia de este país.

Aún así hoy en día, tantos años después de este lamentable acontecimiento, la izquierda y los grupos que quieren la destrucción de España siguen en el mismo empeño del Frente Popular de aquella época, de enfrentarnos de nuevo hermanos contra hermanos.

Muchos de estos neo-frentepopulistas se preguntan porque las democracias occidentales no apoyaron a la República Española, quizás no sepan, o se olvidan en su mala “memoria histórica” que aquel régimen, el republicano, se había tornado en una nueva tiranía Comunista al servicio de la Unión Soviética, comandada por uno de los mayores asesinos y genocidas de la historia de la humanidad, de nombre Stalin.

De esto, rápidamente se dieron cuenta las democracias de otros países. Por tanto, apoyar a la República no significaba apoyar a una democracia, ni a un Estado libre, sino enviar los ejércitos a derramar su sangre para seguidamente dejar España en las garras del bolchevismo y el marxismo. La misma ideología que en 1937 dejó morir de hambre en Ucrania a siete millones de personas, sin distinción de edades ni sexo.

Fueron los socialistas los que dieron el Golpe de Estado en 1934 contra la República. 
Fue la izquierda, igual que ahora quiere otro enfrentamiento entre españoles, la que inició el desastre.

Cuarenta y cuatro años después de acabado el franquismo nos vienen a dar lecciones de democracia.

Como dijo Churchill, el socialismo es la filosofía del fracaso, el credo de los ignorantes, el evangelio de la envidia y su virtud es el reparto igualitario de la miseria.

Más de 100 millones de muertos lo avalan, y esto es lo que algunos infames quieren implantar aquí, inmersos ya como estamos en el siglo XXI. Retrógrados con ideas casposas y trasnochadas de otros infames principios del siglo pasado, los cuales se han demostrado más que fracasados.

El levantamiento nacional no fue un golpe de Estado, como ahora nos quieren vender los podemitas y sus secuaces, fue un grito y un puñetazo en la mesa, un basta ya contra la infamia comunista y stalinista. 

A los que no piensan como ellos los tachan de fascistas, fachas o lo que a ellos más le plazca. Si pudieran matarían a todos de hambre como hizo su ídolo Stalin con aquellas gentes desgraciadas de Ucrania, o de un tiro en la nuca, o en un gulag... pero claro, en eso han perdido la memoria y los malos son los demás, ellos son los buenos y los adalides del respeto al ser humano.

Abajo el comunismo y sus esbirros disfrazados de libertadores. No más guerras civiles, ni aquí ni en ningún lugar del mundo, por su causa criminal. No más muertos por su culpa.

Jesús Molina Fernández  



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Diario Alcázar no se hace responsable de los comentarios vertidos por los usuarios. Modere su lenguaje y sea respetuoso. Gracias.