¿Inmigración? ¿A qué precio? - ALCÁZAR


¿Inmigración? ¿A qué precio?

Compartir

“Llevaba muchos años como policía en extranjería trabajando con inmigrantes irregulares, tanto en misiones en el Mediterráneo cómo en nuestras fronteras. Lo que vi en aquellas fotos del móvil ( paradójicamente un modelo IPhone 8) de aquel “supuesto sirio”, como así me manifestó puesto no traen documentación, me impactaron tanto que me abrieron los ojos para darme cuenta el peligro potencial a que estamos expuestos. Era espeluznante la foto en la que aquel individuo sostenía una cabeza en cada mano.” Relato real actual de un funcionario colaborador.

Si en 2018 entraron unos 60.000 inmigrantes irregulares, con una inversión aproximada de 40 millones de euros sólo en recibirlos (información recabada de organismos públicos y privados), éste 2019 el efecto llamada inminente podría triplicar esta suma. Cabe destacar que a cada individuo, se le disfraza su condición de ilegal por una “legal” a coste de nuestras arcas públicas.

Tras nuestra visita a distintas ONGs de Algeciras como CEPAIM, ALGECIRAS ACOGE, CRUZ ROJA o CEAR, entre otros, pudimos recopilar información sobre distintas ayudas a los extranjeros recien llegados. Hablamos de cantidades económicas exorbitantes, ayudas para: pagos mensuales como alquiler de piso, (ademas de los gastos que ocasionan cuando inicialmente se hospedan en centros de acogidas o en hostales de emergencia), pagos de facturas, pagos de comida, asesoría jurídica, asistencia psicológica, traductores, enseñanzas de idioma, dinero de bolsillo, dinero para pago de transporte, gastos médicos básicos, bucodental, para gafas, pago de vestimenta, etc. A estas ONGs se le suman la colaboración económica de administraciones públicas y entidades privadas.

Como ciudadanos españoles, pensemos en la desventaja social a la cual nos somete el Estado en comparación con un inmigrante indocumentado que recibe todas las prestaciones y demás beneficios sociales sin necesidad de cotizar a la seguridad social. Además de resaltar las desventajas sociales, como la educativa para nuestros hijos a la hora de obtener los puntos para ingresar en colegios, comedores escolares e incluso aula matinal. Mencionemos también otra desventaja social como es el desbordamiento en las distintas administraciones públicas, como es el sistema sanitario donde la saturación de los centros debido a la inmigración descontrolada, es cada vez mayor; centros de acogida creados inicialmente para protección de menores nacionales, son ahora destinados y desbordados por menores ilegales recién llegados y los centros privados destinados a tal fin subvencionados con dinero público que están en auge.

Antes de finalizar cabe destacar el excelente trabajo de nuestras Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, quienes se ven sometidos a una excesiva carga de trabajo y desgaste personal en el desarrollo de las funciones referentes a inmigración, lo que implica en muchos casos abandonar sus cometidos de seguridad ciudadana y otras obligaciones de atención al ciudadano.

Una inmigración silenciosa que desborda nuestras calles, una invasión debido a un efecto llamada imparable cómplice por las políticas europeas y nacionales e incluso medios informativos.

Hasta dónde nos llevará esta situación tan extrema...

J. Domínguez 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Diario Alcázar no se hace responsable de los comentarios vertidos por los usuarios. Modere su lenguaje y sea respetuoso. Gracias.